Cae un ladrón de casas que dejaba inconscientes a sus víctimas asfixiándolas

  • Les apretaba el cuello para cortarles el riego sanguíneo al cerebro · Le imputan unos 15 robos · Detenido en Estepona

Comentarios 1

Se movía con sigilo por las casas y su técnica para dejar inconscientes a sus víctimas era tan singular como peligrosa. No dudaba en estrangularlas hasta que perdiesen el conocimiento, aunque eso entrañase un riesgo para sus vidas. Este delincuente, calificado como muy peligroso por su violencia, fue detenido el miércoles por la Guardia Civil en Estepona acusado de cometer una quincena de asaltos a domicilios, sobre todo de la zona de Calahonda, en Mijas Costa. En sus robos obtuvo un botín considerable.

Fuentes cercanas al caso señalaron que este arresto, practicado por los agentes del Área de Investigación del Instituto Armado de Mijas, ha culminado una laboriosa investigación que se inició después de que se detectasen una serie de robos en viviendas de zonas residenciales de este municipio caracterizados por la violencia empleada por su autor.

Los agentes comenzaron las pesquisas partiendo de la premisa de que los asaltos eran obra de una sola persona que utilizaba un modus operandi que había depurado con el paso del tiempo y que se había convertido en su seña de identidad.

A través de los testimonio de las víctimas se supo que este delincuente, del que no trascendió su identidad pero sí que es de origen árabe, accedía tanto a las viviendas desocupadas como a las que tenían gente. Esta circunstancia no lo detenía. Cuando era sorprendido por alguno de los moradores, lo agarraba con fuerza por el cuello hasta que perdía el conocimiento y después podía desvalijar el domicilio con total libertad.

Las citadas fuentes explicaron que el delincuente, con esta técnica, lo que hacía era bloquear el riego sanguíneo al cerebro, provocando la pérdida de conocimiento de sus víctimas.

Este modus operandi es extremadamente peligroso si no se ejecuta correctamente, ya que si se excede el tiempo en el que el cerebro no recibe sangre se pueden producir graves lesiones y hasta la muerte.

La Policía Nacional ya desarticuló en la capital una banda de menores marroquíes que la utilizaban para robar a otros adolescentes. Solían deambular por el centro y, cuando veía a una posible víctima, la rodeaban y la estrangulaban.

Los agentes de la Guardia Civil de Mijas lograron identificar al delincuente y el miércoles fue detenido en Estepona.

Las fuentes consultadas reseñaron que se le imputan una quincena de asaltos a viviendas, aunque no pudieron precisar la cuantía del botín obtenido. No obstante, señalaron que se apoderaba de cualquier objeto de valor que posteriormente tuviese una fácil salida en el mercado negro.

El delincuente solía actuar en la zona de Calahonda, en Mijas costa, y algunas de sus víctimas eran ciudadanos extranjeros.

La intervención del Instituto Armado ha sesgado la alarma social que se había instaurado entre los residentes de las urbanizaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios