BBVA admite anulaciones irregulares de las reservas a la Alhambra

  • La cancelación de las entradas supuso una pérdida de más de 118.000 euros

El juez que instruye el caso Alhambra ha recibido un documento del BBVA que cifra en más 30.000 las anulaciones irregulares de reservas de entradas al monumento efectuadas en sólo un año por Washington Irving Travel (Wit Travel) -la agencia de viajes de uno de los principales imputados en la causa- en una oficina que la entidad financiera.

Según informaron fuentes judiciales, el documento en cuestión ha sido presentado por un empleado de esa sucursal del BBVA que se halla imputado por el presunto fraude en la venta de entradas y control de accesos a la Alhambra y el Generalife, en el que figuran alrededor de medio centenar de encausados.

El documento es una copia de una carta remitida por el BBVA al citado empleado en la que se extracta un informe del Departamento de Auditoría del propio banco sobre las operaciones de anulación de reservas en esa sucursal entre diciembre de 2003 y 2004.

En el escrito, la citada entidad financiera, que se encarga de la gestión de las reservas, reconoce que en la citada oficina se llevaron a cabo "numerosas anulaciones de reservas, del orden de unas 31.000 entradas, realizadas contraviniendo la normativa, al no aplicar las penalizaciones correspondientes, retroceder las comisiones iniciales percibidas y no cobrar las comisiones de devolución pertinentes".

La cifra total de reservas de entradas anuladas "sin cargo alguno" por el cliente Wit Travel en el referido período ascendió exactamente a 32.124, según la entidad.

Ante ello, el BBVA instó hace dos meses al citado empleado a dar explicaciones oportunas, al concluir que podía haber dado un posible "trato de favor" a la citada agencia de viajes.

Las citadas fuentes precisaron que el empleado del banco que ha aportado el informe ha alegado que "todo el personal de la oficina" hacía anulaciones de reservas y no sólo él.

Para el BBVA, las miles de anulaciones in aplicar las penalizaciones de rigor -e incumpliendo la normativa-, produjeron "un perjuicio económico para el Patronato y para el Banco de en torno a los 118.000 euros en total".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios