el juicio de los ere

La primera sesión del juicio se queda en los prolegómenos

  • El secretario del tribunal, Rafael Castro, ha leído durante tres horas los escritos de acusación de la Fiscalía Anticorrupción y de la acusación popular que ejerce el Partido Popular

  • El abogado Pedro Apalategui, que representa al ex viceconsejero Agustín Barberá, planteó que no se leyera el escrito del PP al estar las partes "sobradamente instruidas" de la acusación, y de procederse a dicha lectura que le permitieran ausentarse de la Sala

Comentarios 18

La primera sesión del macrojuicio de los ERE será recordada por la histórica fotografía de los ex presidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán sentados en el banquillo de los acusados. Pero no por el contenido de los asuntos que se han tratado en esta primera toma de contacto con el macroproceso en la vista oral. El protagonismo de este primer día fue prácticamente íntegro para el letrado de la administración de Justicia -antes secretario judicial- de la Sección Primera de la Audiencia, Rafael Castro, quien se ha pasado más de tres horas leyendo los escritos de conclusiones provisionales de la Fiscalía Anticorrupción y de la acusación popular que ejerce el PP de Andalucía.

En principio, no ha dado tiempo para mucho más, porque las sesiones está previsto que se inicien a las diez de la mañana y finalicen sobre las 14:00 horas o que se prolonguen unos minutos más, un tiempo que claramente se ha superado hoy. El magistrado Juan Antonio Calle Peña ha iniciado a las 10:49 horas de este miércoles el juicio por el denominado “procedimiento específico” de los ERE, con casi una hora de retraso. La vista ha arrancado con la lectura de los escritos de acusación por parte del letrado de la Administración de Justicia.

El secretario del tribunal, Rafael Castro, ha estado casi dos horas leyendo los 44 folios de que consta el escrito del Ministerio Fiscal, que ha sido elaborado por los fiscales delegados de Anticorrupción Juan Enrique Egocheaga y Manuel Fernández Guerra, quienes han escuchado con atención la lectura de las acusaciones que presentan contra los 22 ex altos cargos, a los que atribuyen delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos.

Tras la lectura del escrito del fiscal y de una breve pausa, el juicio se ha reanudado con la lectura del escrito de la acusación popular que ejerce el Partido Popular de Andalucía, de 107 folios, aunque los abogados de esta acusación Luis García Navarro y Lourdes Fuster han renunciado a la lectura de 58 folios (del 37 al 95), lo que implica que se han leído 49 folios. Los letrados del PP justifican la lectura porque consideran que su escrito introduce elementos diferentes a los del Ministerio Público e incluso una calificación distinta, en relación con el delito de asociación ilícita.

La lectura del escrito del PP provocó la primera intervención de un letrado de la defensa, en concreto, del abogado Pedro Apalategui, que representa al ex viceconsejero de Empleo Agustín Barberá, quien consideró que las partes estaba "sobradamente instruidas" de la acusación tras la lectura del escrito de la Fiscalía Anticorrupción, por lo que solicitó que no se leyera. Como el PP insistió en su lectura, el presidente del tribunal, el magistrado Juan Antonio Calle Peña, indicó que "no quedaba otra alternativa" que proceder a dicha lectura.

En ese momento, Apalategui ha vuelto a intervenir para solicitar a la Sala que le permitiera ausentarse de la Sala mientras se produce dicha lectura y no se inicia el trámite de las cuestiones previas, petición a la que se sumó el abogado Fernando de Pablo, que representa al ex director de Trabajo y Seguridad Social Javier Guerrero, principal imputado y artífice del término "fondo de reptiles" como definición de la partida 31L mediante la que se pagaban las ayudas de los ERE. Ninguno de los abogados ha abandonado finalmente la sala de vistas.

El secretario del tribunal inició la lectura del escrito de conclusiones provisionales del PP a las 13.25 horas y finalizó una hora después. La principal diferencia que incluye el escrito de acusación del PP es que atribuye a los 22 ex altos cargos un delito de asociación ilícita, por el que pide dos años de cárcel para cada uno de los acusados, que se añade a las penas de prisión que solicita para los acusados además por el delito de malversación. El PP también eleva la cuantía del presunto fraude a 1.280 millones de euros.

Rafael Prieto Tenor, el abogado de la otra acusación popular, la que ejerce el sindicato Manos Limpias, renunció a la lectura de su escrito de acusación, dado que se había adherido en su día al presentado por la Fiscalía Anticorrupción.

El magistrado Juan Antonio Calle Peña, ponente de la causa, pidió a las defensas que expusieran si iban a querer que también se leyeran los escritos de defensa, a lo que el abogado Juan Carlos Álferez, que representa a un ex director de la agencia IDEA, respondió que quería consultarlo con su representado para que estos manifestaran su deseo de que se "expusieran públicamente" sus conclusiones, como habían hecho las acusaciones.

Los abogados de Manuel Chaves y de José Antonio Griñán, Pablo Jiménez de Parga y José María Mohedano, respectivamente, han precisado que solicitarán la lectura de tres folios y medio, en el caso del escrito de Chaves, y de 20 en el caso de Griñán.

Los ex presidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán se han sentado en el centro de la primera fila del banquillo de los acusados y han estado flanqueados por los ex consejeros Magdalena Álvarez, Gaspar Zarrías, José Antonio Viera, Carmen Martínez Aguayo y Francisco Vallejo. Los ex presidentes se han sentado en la primera fila porque así lo han querido ellos, al igual que los ex consejeros, dado que el tribunal no ha establecido ningún orden para que los acusados se sienten en el banquillo y lo ha dejado a criterio de los propios procesados.

Detrás en otras dos filas se sitúan el resto de los acusados, entre ellos el ex consejero Antonio Fernández y el ex director de Trabajo Javier Guerrero, que se han sentado muy próximos a los ex presidentes.

En la Sala de vistas había además 11 personas de público, entre ellas cuatro letrados personados en el caso de los ERE, y ocho periodistas acreditados para seguir el desarrollo de las sesiones dentro de la misma sala. En total se han acreditado para cubrir el juicio por el denominado "procedimiento específico" por el que se concedían las ayudas de los ERE 160 profesionales de 40 medios de comunicación nacionales.

Durante el receso acordado por el tribunal, los ex altos cargos imputados aprovecharon esos minutos para comentar cómo había transcurrido este primer día. Y así se pudo ver cómo Chaves y Griñán compartían sus impresiones, así como otros imputados que formaron diversos corrillos con sus respectivos letrados o con otros acusados o letrados. La vista oral se retomará mañana, con la lectura de los escritos de defensa y después si hay tiempo se iniciará el trámite de las cuestiones previas que puedan presentar las acusaciones y la media docena que tienen previsto formular la veintena de abogados de la defensa. 

Los abogados han pedido asimismo al tribunal que se vuelva a requerir al Parlamento de Andalucía la entrega del anexo 8 de la documentación solicitada, dado que según ha expuesto el abogado Juan Carlos Alférez la que se ha incorporado a la causa "no es el detalle" que se pidió.

Por último, el tribunal ha exonerado al ex director general de Presupuestos Antonio Vicente Lozano de acudir mañana a la vista oral porque tienes que acudir a una consulta médica de un especialista. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios