'caso malaya'

Anticorrupción acusa a Isabel Pantoja de lavar 1,8 millones de Julián Muñoz

  • El inicio de la relación de la tonadillera y el ex alcalde marcó una inflexión en los negocios y cuentas de la artista, que comenzó a hacer importantes inversiones y a recibir inyecciones de dinero en metálico

Comentarios 104

La Fiscalía Anticorrupción sostiene que el ex alcalde de Marbella, Julián Muñoz, amasó un importante patrimonio desde que se estrenó en política en 1991 como concejal de Fiestas del Ayuntamiento de Marbella y 2003, año en el que una moción de censura lo desalojó de la Alcaldía. Ese patrimonio que Anticorrupción admite que no puede tasar con exactitud pero que estima en más de 3,5 millones de euros, lo consiguió al margen de la ley, lo escondió en el extranjero y después lo hizo regresar a Marbella para financiar la vida suntuaria y los negocios tanto propios como de sus parejas: Isabel Pantoja y Maite Zaldívar.

Anticorrupción tasa en 1,8 millones el capital blanqueado por Pantoja y detalla que el "trasvase de fondos de procedencia ilegal" que efectuó Muñoz está relacionado en primer lugar con la compra de un apartamento en el hotel Guadalpín por 330.556 euros y el chalé Mi Gitana, por el que se pagaron 3,3 millones de euros. El piso se adquirió a la promotora Aifos a través de Franbel, una sociedad de Pantoja que el 31 de diciembre de 2002 tenía un saldo bancario de 177 euros y 14,9 euros en caja. Dos meses después adquirió el apartamento, sin que se haya registrado ningún ingreso "que pueda justificar" el pago de la vivienda.

Aifos le rebajó 180.000 euros, descuento que Anticorrupción relaciona con "las resoluciones" dictadas por Muñoz. Dos días después de que se produjera la compra el alcalde le concedió licencia de ocupación al hotel Guadalpín "pese a las deficiencias e irregularidades" de la obra y seguidamente le levantó a  la promotora un expediente de disciplina urbanística.

Las cuentas bancarias personales de Pantoja y las de sus  sociedades arrojaban en aquellas fechas un saldo de 490.000 euros y en ningún momento "se detecta el pago de una cantidad de dinero como la que requirió la adquisición del inmueble". La Fiscalía concluye que el apartamento del Guadalpín fue "abonado en su integridad por Julián Muñoz con cargo a los fondos de procedencia ilícita que mantenía ocultos".

La operación de Mi Gitana se formalizó el 20 de abril de 2004 a través de la mercantil Panriver, también de Pantoja. El vendedor fue la sociedad gibraltareña Huracán del Oeste, aunque Anticorrupción detalla que la vivienda pertenecía a Carlos Sánchez y Andrés Liétor, procesados en el caso Malaya. El chalé se financió a través de un préstamo hipotecario cuyas cuotas se abonaban con "fondos de procedencia delictiva" de Muñoz que llegaban a las cuentas de la cantante y sus sociedades mediante "ingresos en efectivo".

La segunda vía por la que presumiblemente se benefició la tonadillera de los supuestos tejemanejes ilegales de su pareja fueron los ingresos en metálico. Franbel recibió inyecciones de fondos unas veces en efectivo y otras a través de transferencias que destinó a arrendar en 2003 tres fincas y a comprar  330 cabezas de ganado,  a pesar de que hasta entonces no había tenido "actividad económica real". Anticorrupción afirma que "los pagos fueron efectuados por Julián Muñoz".

Además, las cuentas personales de la tonadillera también se beneficiaron de ingresos que entre 2003 y 2006 sumaron algo más de 1,2 millones de euros. El fiscal precisa que antes de que se iniciara la relación sentimental entre el ex alcalde y la artista, a finales de 2002 o principios de 2003 en las cuentas personales de Pantoja "no se produce ninguna operación de ingreso en efectivo de importancia". Así en 2002 hubo ingresos que, en el mayor de los casos se elevó a 1.552 euros. Sin embargo, en 2003 se registraron 29 imposiciones en efectivo por un valor total de 293.497 euros.

Ese mismo año la declaración de IRPF de Pantoja recogía rentas que suponían una base imponible de 100.903 euros. "Suponiendo que la totalidad de dichas rentas fuesen percibidas en efectivo, seguiría existiendo un desfase de más de 160.000 euros", matiza el fiscal. También en 2003 la Agencia Tributaria contabilizó pagos por valor de más de 3.000 euros que en total suman 287.730 euros. Esta diferencia entre los ingresos declarados y los pagos efectuados por Pantoja "fueron atendidos con cargo a fuentes de renta de origen desconocido". Entre 2004 y 2006 siguieron los ingresos en metálico en las cuentas de la artista hasta alcanzar los 180.599 euros.

Las cuentas de las sociedades  de Pantoja también exhibieron en esa época una salud financiera fabulosa. Si Franbel tenía 177 euros en los bancos en diciembre de 2002, entre 2003 y 2006 registró 12 ingresos en efectivo que suman casi 30.000 euros, mientras que Panriver ingresó otros 242.962 (cantidad que no tiene en cuenta las imposiciones inferiores a 12.000 euros) que la Fiscalía no considera congruentes con el negocio hostelero y a partir de 2001 con actividades artísticas de Pantoja. Finalmente, Pantomar, la mercantil a través de la que facturaba la tonadillera sus actuaciones y galas, ingresó en 2003 en efectivo 294.231 euros cifra que "se compadece mal" con lo declarado por Pantoja en el sentido de que siempre cobraba con talones bancarios conformados.

El fiscal también acusa a Maite Zaldívar, ex esposa de Julián Muñoz, y afirma que tanto ella como la tonadillera "eran perfectamente conocedoras del origen ilícito de los fondos y bienes (...) puesto que sabían cuáles eran las fuentes de sus ingresos ilícitos, así como su cuantía". Las dos "se prestaron para servir de cobertura al ocultamiento de bienes y dinero". Eso sí, la ingeniería societaria que desplegó Zaldívar fue considerablemente más sofisticada.

Entre 1997 y 2003, año en el que se formaliza la separación de la pareja Muñoz-Zaldívar, la familia gastó 222.492 euros más de los que ingresó. Y eso que esta cifra no incluye pagos inferiores a 3.000 euros realizados a partir del año 2000. Si se agrega el gasto medio familiar a partir de ese año, el desfase supera los 310.000 euros. A esta cantidad se suman "bienes y capitales ocultos bajo la aparente titularidad de otras personas físicas y jurídicas".

Acusaciones

Isabel Pantoja

Anticorrupción le atribuye un delito continuado de blanqueo de capitales y reclama para ella tres años y medio de prisión y una multa de 3.680.000 euros.

Julián Muñoz

Un delito continuado de blanqueo de dinero, otro de cohecho. Eso es lo que atribuye el fiscal al ex alcalde marbellí. Pide para él siete años de cárcel y dos multas que suman 7,4 millones de euros. Anticorrupción considera que llegó a lavar hasta 3,6 millones de dinero sucio.

Maite Zaldívar

Para la ex mujer de Muñoz, Anticorrupción pide tres años y medio de prisión y una multa de 2,6 millones de euros. La acusación estima en 1,3 millones de euros la cantidad de dinero que blanqueó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios