Andalucía baraja comprar cuota de atún a otros países o regiones

  • Los pescadores salen "animados y esperanzados" de una reunión con la directora general de Pesca · Los trabajadores afectados se concentran en el Ayuntamiento

El comité de empresa de la Almadraba de Tarifa, salió ayer "un poco más animado y esperanzado" del encuentro mantenido en Cádiz con la directora general de Pesca y Agricultura de la Junta de Andalucía, Margarita López, y el delegado provincial, Juan Antonio Blanco, para abordar diferentes asuntos y articular mecanismos capaces de garantizar el mantenimiento de la actividad pesquera y, por ende, de los puestos de trabajo que genera la misma.

Tras el encuentro, los representantes de la almadraba de Tarifa regresaron hasta localidad para informar de las últimas noticias a sus compañeros y al alcalde, Miguel Manella, que pertenece a la Plataforma de apoyo al sector almadrabero. En el Consistorio les aguardaban el grueso de los trabajadores de la almadraba tarifeña que como medida de presión decidieron permanecer encerrados en el edificio del Ayuntamiento a la "espera de buenas noticias que puedan dar solución al problema".

Allí, Manuel González, presidente del comité de empresa, informó que desde la Administración regional se va a solicitar al Gobierno de la nación la posibilidad de renegociar con la Unión Europea (UE) la ampliación de la actual cuota, cifrada en 600 toneladas de máximo, así como la posibilidad de comprar cuotas a otros países de la UE que no hagan uso de la totalidad de las capturas. De igual modo, cabe la posibilidad de que las almadrabas de Cádiz pudieran negociar la compra con otras almadrabas de España como las de Cataluña o el País Vasco. La posible renegociación de cuotas deberá llevar impresa el compromiso de Almadrabas de España, SA de mantener la totalidad de los puestos de trabajo y del tiempo de contratación -180 días- de los trabajadores.

González planteó sus dudas sobre la capacidad de la empresa de comprar de cuotas asignadas a otras comunidades. "Es una fórmula que puede solucionar en parte el problema, pero hay una cosa muy clara. Igual que nosotros podemos comprar las cuotas de otras flotas, los catalanes y vascos podrán hacer lo mismo. ¿Quién garantiza que seamos los andaluces quienes nos beneficiemos de esta medida?", preguntó.

A pesar de las dudas, el colectivo de almadraberos se mostró más animado y respaldado que en días atras y agradeció el apoyo de las administraciones implicadas en la búsqueda de soluciones.

Ahora, con la fecha tope puesta por la Organización de Productores Pesqueros para saber cuántas y qué almadrabas podrán ser caladas la próxima temporada a la vuelta de la esquina -antes del 15 de enero-, los marineros esperan conocer la cita prometida en el Ministerio para de forma unánime y definitiva conocer con total veracidad qué va a ocurrir con las almadrabas gaditanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios