Álvarez deja el liderazgo del PA por su falta de apoyos tras el fiasco del 9-M

  • Los tres candidatos a la Secretaría General presentan los avales para el congreso de junio · Los andalucistas avanzan hacia la unificación con el PSA y otros partidos

Tras cuatro años al frente del PA y cosechar los peores resultados electorales del partido en toda su historia -sin representación alguna en el Parlamento andaluz ni en los principales ayuntamientos- Julián Álvarez deja la Secretaría General del partido. Aunque lleva mes y medio sin comparecer ante la prensa para dar noticias de primera mano sobre sus intenciones, su paso atrás era previsible. La confirmación se produjo a la seis de la tarde de ayer cuando se cerró el plazo de presentación de candidaturas para el Congreso extraordinario del mes de julio en el que los andalucistas elegirán a su nueva dirección: Álvarez no figura como aspirante a la reelección.

Como presidente del comité organizador de dicho congreso, el secretario general saliente se limitó a difundir media hora más tarde un comunicado con el logotipo del PA, pero sin rúbrica, en el que informaba de que Pilar González (con el aval de 23 de los 85 miembros del Comité Nacional Andalucista), Manuel de Bernardo (16) y Francisco Jiménez (15) cumplen con el requisito de 11 avales para ser candidatos a liderar el partido.

La noche de las elecciones, con un PA que había perdido sus cinco diputados en la Cámara andaluza y más de la mitad de sus votos (127.000 de un total de 250.000) Álvarez evitó hablar de dimisión, más bien todo lo contrario -"no son tiempos de cambio, el proyecto es irreversible"- pero desde entonces ha visto cómo desde diversos frentes internos se le exigía la renuncia. Y peor aún, también cómo sus antiguos aliados en el partido le daban la espalda.

Los tres aspirantes a la sucesión coinciden en que, con vientos de crisis, debe imperar la "unidad", aunque ninguno renuncia a poner en marcha su propio proyecto. Los candidatos ya han celebrado reuniones por separado en las que ha quedado patente la existencia de una mayor sintonía entre González, portavoz parlamentaria del PA la pasada legislatura, y De Bernardo, alcalde de San Fernando, que con Jiménez, regidor de Utrera.

"El compromiso de los tres con el PA es el mismo", afirmó ayer Pilar González, a quien el partido hizo responsable tras las elecciones de dirigir una comisión encargada de analizar, precisamente, la cohesión interna.

De Bernardo sostiene que asumir un puesto de responsabilidad en el PA es hoy "una carga, más que un cargo" y que su única meta es "devolver al PA todo lo que me ha dado desde que ingresé en él a los 16 años". "Lo ideal", añade, "es que en el congreso se presente una candidatura única porque lo de menos es dónde esté uno u otro".

Más escéptico se mostró Jiménez, para quien la unidad no puede quedarse en un concepto huero. "Unidad sí, pero no más de lo mismo", resumió. A su juicio, el PA necesita de un "revulsivo" que pasa por dar "la voz y el voto a los militantes para que el partido deje de estar pilotado por los de siempre". A su juicio, ni González ni De Bernardo tienen autonomía suficiente como para liderar ese nuevo proyecto.

Además de la elección del secretatio general, otra de las claves del congreso será decidir si se sigue adelante con el proceso de unificación del andalucismo -impulsado por Álvarez con la presentación de la Coalición Andalucista en las elecciones- pero, sobre todo, bajo qué fórmula. Manuel Prados, que fuera cabeza de lista por Cádiz el 9-M, dirige otra comisión, la de unificación de todas las formaciones "andalucistas, progresistas y ecologistas" bajo un mismo paraguas.

"La idea clara de todo el mundo es la unidad", afirmó ayer Prados, que ha redactado un documento, con las aportaciones de la militancia, en el que se apuesta por la convergencia de los andalucistas y que ha sido remitido a las agrupaciones para su debate antes del congreso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios