Violencia machista

Admite que mató a su pareja a pedradas por darle celos mientras copulaban

  • El acusado ha admitido que tuvo relaciones sexuales con la víctima en el solar de la antigua fábrica de Cepansa · El fiscal pide 18 años de prisión

Comentarios 3

F.J.M.A., para quien el fiscal pide 18 años de prisión por la muerte de su novia en febrero de 2005, reconoció hoy ante un tribunal popular que la mató a pedradas llevado por los celos porque, mientras copulaban, ella le dijo que había mantenido relaciones sexuales con otro hombre. El acusado ha declarado que tenía una relación sentimental con la fallecida desde hacía 2 años en Córdoba pese a que ya no vivían juntos "debido a las continuas discusiones y peleas", si bien seguían viéndose esporádicamente porque a él le habría gustado "formar una familia".

En uno de esos encuentros, que tuvo lugar en una fecha sin concretar de mediados de febrero de 2005, el acusado ha admitido que tuvo relaciones sexuales con la víctima en el solar de la antigua fábrica de Cepansa, momento en el que la fallecida, que tenía 25 años, le dijo que "había estado con otro hombre". F.J.M.A. ha explicado que, "como no se callaba, le di varias veces con una piedra en la cabeza", si bien ha dicho que no podía precisar muchos detalles porque se encontraba bajo los efectos del alcohol y las drogas. No obstante, ha señalado que tras golpearla con la piedra, le asestó varios navajazos y que, cuando ya se marchaba, escuchó un lamento de la mujer, por lo que volvió a golpearle con una piedra de grandes dimensiones.

Por estos hechos también se juzga a un amigo de F.J.M.A. acusado de encubrir los hechos quien, en una primera parte de su declaración ha manifestado que "no sabía nada" y que sólo se enteró de lo sucedido "una vez que llegué a los calabozos". Ha añadido que su amigo acudió a su domicilio la mañana siguiente con las manos manchadas de sangre y que éste le contó que se había cortado al saltar una valla "sin comentarle nada del asesinato".

Sin embargo, tras un receso de diez minutos en el juicio en el que se ha llegado a un acuerdo entre el fiscal y la defensa, M.M.L. ha cambiado su declaración y ha reconocido que conocía el asesinato, por lo que asume el delito de encubrimiento y la pena de seis meses de prisión, en lugar de los 2 años que por estos mismos hechos le pedía el fiscal en su calificación provisional. Asimismo, ante el reconocimiento expreso de los hechos por parte del principal acusado, el fiscal y la acusación particular han renunciado a todas las demás pruebas previstas excepto a la práctica pericial de los forenses, que se ha mantenido por deseo del presidente de la sala.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios