El ADN implica en un robo al coautor de la violación que pena Ricardi

  • El test genético incrimina a Juan B. en un robo con violencia en Lanzarote en 2001

Comentarios 1

La nueva base de datos policial de ADN, que inició su andadura en octubre, está siendo la perdición de los dos jerezanos a los que la Policía Nacional considera como únicos coautores de las diez violaciones denunciadas en la provincia de Cádiz entre 1995 y 2000. Por uno de esos delitos el portuense Rafael Ricardi está encarcelado desde hace casi trece años tras la inculpación de una testigo.

La Policía considera que a través de la prueba genética se les puede imputar de modo fehaciente a los dos sujetos, Fernando P.G, y Juan B.G. -el alto y el bajito, como eran descritos por las víctimas- la autoría de algunas de estas agresiones sexuales. Además, el mismo modus operandi de las diez agresiones llevan a los agentes a relacionar la autoría de esos dos hombres con todos los casos.

Las investigaciones que la Policía sigue llevando a cabo para lograr el total esclarecimiento de este complejo caso están dando nuevos frutos. Y tirando del hilo para estrechar aún más el cerco sobre ambos sujetos, con amplios historiales delictivos de robos, atracos y agresiones sexuales a sus propias hijas, este periódico ha podido saber que, gracias al test genético, el bajito, cuya descripción física coincide con la de Ricardi (bajo de estatura, grueso y con gafas, con un ojo más grande que el otro, el izquierdo) ha sido involucrado en otro delito. Se trata de un robo con violencia cometido en 2001 en Lanzarote, en el que quedó un rastro genético que acaba de ser identificado sin ningún género de dudas como perteneciente a Juan B.G.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios